sábado, 24 de octubre de 2015

Magia

He descubierto que la magia realmente existe. No existe otra explicación ni otra hipótesis al respecto. Definitivamente la magia existe y la he descubierto al mirarte a los ojos. Aquellas perlas contenedoras de paz hacen que sin decir una sola palabra ni siquiera tocarte tu estado de animo cambie radicalmente y encuentres el camino a tu hogar. Cuando te mira ya no importa mas nada ni nadie, el tiempo te regala una parte de su ser para que con ella puedas disfrutarla. No importa cuanto tiempo pase, no importa en donde estas situado, cuando ella te mira tu vida empieza a tener sentido. 

Nunca he sentido esto, nunca lo había experimentado antes. Mirarla a los ojos paso de ser un simple descubrimiento a una adicción sin remedio. Quiero mas de eso, quiero mas de ella. Pensar en todo lo que podría sentir si pudiera estar mas cerca me emociona. Su mirada es de las mas especiales y hermosas que podría alguna vez haber visto. Pero ¿Que será de sus manos tocando las mías? ¿Sus labios rozando lentamente mis labios? ¿Sus delicadas manos acariciando mi rostro? ¿Sus palabras incitándome bellas caricias al alma? ¿Poder disfrutar de su paz todos los días? ¿Poder disfrutar con ella del regalo que el tiempo te hace cuando te mira? Mi cabeza y mi corazón no paran de tener esto presente. 

Espero poder disfrutar de todo eso y mas con ella. Tenerla cerca y hacerle el mismo bien que ella me hace a mi. Sin embargo se que, como la vida muchas veces no es tal cual uno se la imagina, si ella decide no tomar partido por lo que le expreso o su corazón esta desentonado con el mio, disfrutaré del camino que fui forjando al acercarme mas a su alma. Ella ya ha hecho mucho en mi, me ha enseñado lecciones hermosas sobre la vida y la paz sin siquiera pensar en hacerlo. Pero que feliz seré si decide acompañarme en este viaje llamado vida, surcando los altibajos y llegando a descubrir una felicidad absoluta. Crear momentos con ella es lo que mas anhelo en este momento, pero aun así, es hermoso saber que ella existe.



Momentos y diversidad

Me gusta pensar que la vida se resume en momentos. Vamos transitando diferentes momentos que van conformando lo que somos, lo que seremos y lo que fuimos alguna vez. A veces es necesario revivir estos momentos, otras veces olvidarnos y dejarlos atrás pero lo mejor de todo es crearlos desde cero. Crear momentos es lo que me mueve en esta vida. Buscar lugares, personas, circunstancias que puedan dar lugar a crear estos momentos para atesorarlos dentro mio y que poco a poco se conviertan en lo que soy. 

He vivido demaciados momentos, como todas las personas, algunos buenos otros malos pero siempre útiles. Creo firmemente que todos los momentos son importantes, de todos aprendemos y todos nos hacen crecer como personas. Nos convierten en lo que somos, en lo único que logra que podamos ser diferentes al resto de las personas. Nos hacen únicos e irrepetibles. Nadie transita los momentos como nosotros lo hacemos, nadie vive de la misma manera que como lo hacemos nosotros ni nadie es como nosotros. 

Pensar en esto me emociona porque me hace dar cuenta de que nadie es mejor ni peor a otra persona, simplemente es diferente. La diversidad del mundo hace que este sea maravilloso y una sorpresa constante. Encontrar gente diferente, con puntos de vista diversos y fascinada en cosas diferentes a las mías me emociona y me intriga muchisimo. 

Quizá no me alcance el tiempo de vida para descubrir todo lo que quiero encontrar de las personas. Quiero conocer todo tipo de gente, encontrarme con un amor ideal, aprender de modos y filosofías de vida y siempre apuntar a lo mismo. El crecimiento y el conocimiento es lo que me motiva a ir por mas, pero también la felicidad. Siempre pensé de la misma manera, que la felicidad no es un destino al que debemos apuntar sino un camino por el cual vivir. Realmente me siento feliz, con mis altibajos y mis miedos, pero feliz porque me encontré, me reconstruí y puedo decir sin titubear que me siento en paz.



lunes, 12 de octubre de 2015

Un amor encontrado

Respirar era algo nuestro. El aire lo compartíamos, así como también la pasión, el amor y el miedo. Estábamos creando futuro, lo sabíamos, pero el miedo es algo que cuando aparece en escena es muy difícil sacarlo del papel principal. Sin embargo yo no podía pensar en otra cosa que en ella. Mirarla al natural, sentirla cerca mio y surcar esos preciosos labios era lo mas hermoso que la vida me podía haber regalado. Sentir su mano sobre la mía, su pecho sobre el mio y su respirar en mi nuca. Era algo mágico, algo inigualable; jamas pensé que la felicidad se resumía en un simple momento, un simple instante: cuando ella estaba conmigo. 

Ni aunque el cielo se caiga, ni la tormenta mas fuerte azote nuestro barco, ni la vida se torne cuesta arriba y nos cueste ver el horizonte al cual nos dirigíamos. Ni aunque el miedo se apodere de nosotros y nos nuble la vista. Yo jamás dejaré de amarte. Sos todo para mi, mi cielo y mi suelo, mi día y mi noche, mi felicidad y mi descanso. Nada podrá jamás apagar el fuego que un día se encendió en nosotros, cuando por primera vez nuestras almas palparon el sentido perfecto de un amor encontrado.