lunes, 12 de diciembre de 2016

Fénix

El ave fénix renace de sus cenizas y renueva su esencia para vivir nuevamente una vez que muere. Todos en cierto punto tenemos la capacidad de volver a nacer, de volver a creer y de intentar empezar de cero en la vida, pero no todos lo hacemos. Mas allá de su similitud con el color de aquel ave, ella desarrolló aquel arte y está en eso actualmente, cultivándola, aprendiendo en el camino, instruyéndose, conociéndose, sabiendo que es de la vida una vez que termina lo planeado para adentrarse en lo inesperado. Ese momento es el mejor para saber quien es uno, pero también para saber que no es mas uno, porque en el proceso de volver a nacer algo muere, algo queda en un simple recuerdo, y tendremos que  vivir con aquella enseñanza para siempre. Aun con los recuerdos impregnados en nuestra alma, lo nuevo es lo esencial a tener en cuenta; un mundo de posibilidades se abre ante nosotros. Puertas abiertas, lugares inhóspitos, oportunidades, sueños y metas están a la espera de que solamente decidamos acceder a ellos. 

La conocí un poco después de surgir, unidos por sangre y por palabras, por parentesco y por similitudes. Nos encontramos también en ese mismo punto, yo renacía y ella se encontraba. Ella es una parte de mi, de mi esencia, de mi alma; sin su inesperada presencia en mi vida, posiblemente yo no seria el mismo con el que hoy vivo. Cambió mi vida, pero lo hizo para bien, me enseñó una insuperable cantidad de valores y principios, pero sobre todo me enseñó que no hace falta nada mas que un empujón para saber que sabor tiene la vida. Cuando me preguntan sobre ella siempre suelo decir lo mismo, mas que una prima es una hermana, es una parte de mi corazón, una parte de mi alma. Cuando pienso en ella no puedo dejar de pensarla como algo volátil, como algo inesperadamente explosivo. Por un lado, su inocencia arrolladora se lleva a cualquiera por delante. Su tímida sonrisa, su inexplicable timidez de a ratos, su risa contagiosa y su riqueza de alma. Pero por otro lado, casi como una moneda de dos caras, se encuentran sus miedos, su inseguridad, su ansiedad, su revolucionaria hartes. 

Todos somos humanos y por naturaleza contamos con dos caras, con dos facetas de nuestra vida. Vivimos para equilibrarlas, para saber como encontrarnos en ambos lados, aceptarnos y volver a empezar, como aquella mítica ave. La vida no es mas que un rejunte de nuestros recuerdos, de aquellas experiencias que nos moldean, de nuestros aciertos y fracasos, de nuestros amores perdidos y corazones encontrados, de creencias y dudas, de idas y vueltas. Nos encontramos, en nuestra búsqueda de equilibrio, con otros seres que están en similitud de estado, porque todos en nuestra naturaleza somos exactamente iguales. Cuando nos encontramos, nos elegimos, decidimos quienes van a estar para acompañarnos en ese proceso, con nuestras caídas, con nuestros miedos, nuestros anhelos y aquello desterrado que odiamos tener. Pero también con nuestros aciertos, nuestras sonrisas, nuestros momentos de deleite y felicidad. Elegimos estar acompañados de aquellos que impregnan nuestra vida de paciencia, de sabiduría, de amor, de pertenencia, de compañía y de libertad. No siempre elegimos la persona correcta que este en sintonía con todas estas características, pero hoy puedo decir, sin miedo a arriesgar, que elegí correctamente la persona. Ella cumple con todas y cada una de estas características. Ella es con quien decidí ser cómplice de esta vida. Porque no nos une simplemente un lazo de sangre, nos une la naturaleza de ser seres que buscan equilibrio, que buscan sentirse parte de un mundo cambiante y arriesgado. Si hoy nos toca, a cualquiera de nosotros dos, tener que morir para volver a nacer como el fénix, es bien sabido que estaremos el uno para el otro y eso... eso es lo mas valioso que la vida te puede ofrecer. 


jueves, 10 de noviembre de 2016

De espontaneidad y amor

¿Será que el amor es mas simple de lo que uno intenta imaginarse? ¿Sera que no hace falta pensar tanto sino que lo que hace falta es sentir mas? Preguntas como estas vinieron a mi cabeza cuando estaba a punto de encontrarme con aquella mujer misteriosa. Por fin nos encontramos y todo se volvió blanco, liso y nulo. Mis pensamientos se calmaron, mi ansiedad se rebajo y simplemente me deje llevar aquel día, sin pensar en nada; me dispuse a sentir que era lo que nuestro encuentro tenia preparado para nosotros. Cruzamos sonrisas, cruzamos miradas, cruzamos momentos. Me gustaba verla sonreir, ver su sonrisa tan contagiosa y tan espontanea me hacia bien. Creo que esa es la palabra que mejor la define: espontanea. Me gusta que sea así, me atrapa por completo.

Nos acercamos a su ventana y el viento nos acariciaba; nos acercaba la brisa que tanto se asemejaba a su frescura. Hacían un complemento perfecto. La luz, tímida y respetuosa entraba de a poco por las esquinas de aquella ventana, que durante todo nuestro encuentro rugía por la fuerza de una brisa primaveral. Esa luz, por un momento se posó sobre su rostro y yo, sin pensarlo demasiado, me dispuse a mirarla, a observar su rostro y rápidamente empezó a causar en mi algo que marcaría aquel momento: me hizo sonreir. Sus ojos, grandes y de color avellana; su mirada, penetrante e inocente me destruyo por completo. No tenia palabras, la escuchaba hablar y yo me disponía simplemente a escuchar su discurso y observarla atentamente, casi de manera adictiva. En ese instante, ya cuando nos disponíamos a salir de aquella ventana, sentí que lo que me causaba aquella mujer era algo maravilloso. No estoy tan lucido como para declarar que ha atrapado por completo mi corazón, ni tampoco estoy para decir que fue algo de un momento y morirá allí. Simplemente puedo afirmar que viví uno de los mejores momentos de mis últimos tiempos. Toda una tarde de sonreir, de limpiar amargura, de refrescar el alma y disfrutar de un maravilloso encuentro de almas. 

El amor no es algo que podamos manejar, no es algo que podamos controlar, no podemos ponerle esposas ni cadenas. El amor es una fuerza tan sobrenatural que choca tan fuertemente sobre nosotros que lo único que podemos hacer es negarlo o disfrutar de su presencia. Aquella tarde, deje que se asomara sobre mi, que me tomara de rehén y me haga ver con otros ojos a aquella mujer. Logre crear en mi una paz que pocas veces lo había hecho; mis pensamientos, mis dudas, mi ansiedad habían desaparecido por completo. Deje que el momento me viva, deje que el momento trazara solo nuestro destino y aproveche cada instante para sonreir junto a ella. Es que no se puede hacer mas que sonreir cuando estas cerca de ella, tiene una fuerza, una energía tan avasallante que no te deja otra opción que sucumbir a la sonrisa. Me sentí completo por un momento, me sentí en paz; sentí que no había lugar en el mundo en donde quisiera estar en aquel momento. Era ese el lugar donde quería estar aquella tarde y mi corazón lo sabia. No se que nos deparará el futuro, no se si nuestros lazos volverán a encontrarse y aquel encuentro circunstancial se convertirá en un maravilloso habito. Lo único que puedo hacer es disfrutar de su presencia y dejar que sea el amor quien esté al mando otra vez.


jueves, 8 de septiembre de 2016

Un camino juntos

Un corazón que encuentra un abrazo mas grande que el que cualquiera pudiera darle. Un descanso en un suelo tibio, cómodo y relajante. Miles de sensaciones distintas, miles de momentos distintos pero un solo objetivo por delante. La vida nos cruzó y nos unió en algo tan irrompible como el material mas fuerte de la naturaleza. Un vinculo de amor, respeto y sinceridad que el mundo jamás ha visto. Soy digno de poder contar con esto, de poder disfrutar de ser parte de este magnifico encuentro de almas. Somos personas distintas, seres diversos que se quieren aun cuando se han fallado el uno al otro, se han distanciado y olvidado tontamente en el transito de la vida. Ninguno de los dos seriamos lo que somos actualmente si nuestros caminos no se hubieran juntado; el cable a tierra es real y tiene nombre, es ella y a veces soy yo. 

Crecimos juntos, nos caímos muchas veces y nos ayudamos a levantar para seguir caminando. Una compañera de viaje como ella no abunda en la vida y admiro que desee todavía estar cerca de mí y me permita ver su mundo desde dentro. Nos entendemos a base de miradas, sentimientos, pasados y angustias de futuro. Disfrutamos de un presente a puras complicidades y logramos entendernos perfectamente. Ella es un tesoro que encontré un día pero que jamas desearía perder. Guardarla bien cerca de mi corazón fue y es un deseo que empecé a sentir a medida que la fui conociendo. Su impaciencia, su sencillez, su sensibilidad y su manera tan peculiar de moverse en la vida la caracterizan sin ninguna duda. Pero también su humildad, su manera tan maravillosa de brindar cariño y de hacerlo sentir a uno amado y respetado. Su garra y su lucha, una persona que ha tenido que enfrentar diversas situaciones de vida que poco tenían de fáciles y ha salido adelante, rompiendo barreras y miedos para ser la luchadora y victoriosa que es ahora mismo. Un gran ejemplo de que en la vida hay que pelear por lo que uno quiere y no rendirse ante las situaciones penosas que nos toquen para vivir.

Todavía tengo mucho que aprender de su esencia; espero poder disfrutar de su compañía muchos años mas. Espero también poder brindarle mi cariño y crear en ella un sentimiento similar al amor que le guardo dentro de mi corazón. No podría pedir más, solo que siga sonriendo por la eternidad, porque esa sonrisa, picara y espontanea, es lo que día a día me motiva a seguir adelante, a perseguir mis sueños y sentirme, como siempre me he sentido con ella, en donde debería estar. 


Desencuentro

Idealizada, como en repetidas ocasiones, tu presencia me asombraba de gran manera. Tu mirada, incitadora de deseo, sedienta de un amor completo fue mi condenada circunstancia. Sabia que la historia era propia de repetirse, de seguir su rumbo como antes lo había hecho, pero jamas pensaba que era con vos. Nos encontramos en un camino sin querer y nos alejamos por la misma causa. Nos alejamos sin saber la causa; la barrera imaginaria que nos dejo a ambos de distintos lados nos apareció sin pedir permiso e irrumpió nuestra adorable construcción. Quizá fue un lazo del destino, una jugada de la vida para que aprendamos que nuestro camino era mejor por lados contrarios, pero también quizá fue un malentendido y en algún momento nos encontraremos intentando caminar juntos otra vez. 

Hoy me encuentro pensando en vos en retrospectiva, casi como un bonito recuerdo de algo que se activo dentro mio y que terminaría derrumbándose a la primera de cambio. Algo que surgió de la manera mas espontanea posible se revierte para dar lugar a la impotente desesperacion de un final abierto. La vida no es mas que transitar etapas y siento que nuestra etapa ha dado grandes frutos hasta ahora, pero podría haber dado mas... y quizá todavía queden motivos para volver a intentarlo. Me he dado cuenta que tus actitudes eran distintas pero, paradójicamente, idénticas a como te había pensado. Esa es la gracia de idealizar personas, tus ojos caen en un vendaje temporal que te impide ver la realidad tal y como es para darle lugar a la asombrosa e imaginaria construcción mental que encaja perfectamente con tu demanda de amor. Disfruto estar con vos, disfruto verte reír, disfruto estar cerca tuyo, sentir tu esencia rondando la zona donde me muevo y lo seguiré haciendo. Nada de esto aplaco un sentimiento que a flor de piel se rescata para vos. Es que me gustas en gran medida y eso es una verdad, pero también se que nuestros pensamientos van en contradicción y es algo que no puedo cargar sobre mi espalda ahora mismo ni tampoco deberías hacerlo vos. Sos un ser libre y yo no soy quien para cortar tus alas en tus tan preciados pocos años de vida. Quizá lo tuyo es disfrutar el presente y no pensar en un futuro, pero lo mio es totalmente lo opuesto. No es nada malo, simplemente es así la vida; no todo es encajable dentro del rompecabezas y aunque la pieza este perdida algún día se encontrara con su hueco de encaje.

Quiero verte reír una vez mas, sonreirle a la vida o simplemente verte siendo vos, libre y preciosa, para recordarte una y otra vez como aquella persona que incitó mi lado mas natural, mi pasión mas desordenada y logro revivir varios lugares de mi corazón. Si la vida nos sorprende y nos encuentra caminando por el mismo lugar, bienvenida sea nuestra unión, pero si así no fuere espero que llenes el corazón de otra persona y que disfrutes lo hermoso que es sentirse amado. 


jueves, 23 de junio de 2016

Luna de primavera

Ella es la luna de primavera,
grande y ajena del mundo terrenal,
que inunda tus caminos de placida manera,
llenando tus vacíos con su formula vital.

Difícil es olvidarse de su aroma,
 deambula en tu alma cual típica viajera.
Sabia en cuanto la vi que ese era su idioma:
 sacarte una sonrisa sin importar su manera.

Que afortunado fui de encontrarla
aun cuando mis sentidos estaban en bajada.
Ella estaba ahí, solo hacia falta esperarla;
su marca difícilmente sera historia pasada.

Mi corazón se reconstruyo de cero;
muchos cimientos fueron gracias a ella.
Quien diría que solo con mirar ese lucero
volvería a sentirme vivo siendo una estrella.

Ella es mi luna de primavera;
en mi cielo tiene un lugar especial.
 Siempre la recordaré de la misma manera
dándome su formula de la esencial vital.



domingo, 12 de junio de 2016

Prólogo de amor

Quiero escribir sobre vos. Eso fue lo que pensé en el momento en que te vi. Recostada sobre un sillón de colectivo típico, charlamos durante horas enteras en un viaje que poco tenia de casual. Yo te había visto antes, había disfrutado el poder estar cerca tuyo, pero jamas habíamos hablado hasta ese momento en particular. Fue un lindo momento, es uno de esos instantes que guardo en mi corazón para la eternidad. Sinceramente encontré en vos una persona que supo ganarse un lugar en mi corazón y hoy puedo decir, orgullosamente, que estas ahí y disfruto que lo estés. Cada vez que te veo, cada vez que hablo con vos, se enciende esa parte de mi corazón y hace que me genere una alegría desde adentro mezclada con amor. Si, amor del bueno, amor que moviliza. 

Tengo la dificultad o la virtud, depende de quien lo vea, de ser muy trasparente con estas cuestiones. Probablemente te habrás dado cuenta que no tengo problemas en mostrar lo que siento y  me dejo guiar por estos sentimientos. Es por ello que, en el momento en que estamos juntos, me dejo llevar completamente por la situación y disfruto mucho estando junto a vos. Ya sea unos segundos o unas horas, el estar junto a vos supone que todo mi cuerpo entre en un estado que pensé que lo tenia muerto. Pensé que no me iba a volver a pasar, pero claramente me pasa. No puedo negarlo, no puedo apagar un sentimiento. 

Debo decir que me cautivo todo de vos, tu forma de ser, tu excelente humor, tu sonrisa, la forma en que se entremezclan la inocencia y el modo directo de ver la vida. No das vueltas, no rodeas las situaciones y eso me encanta. El hecho de que seas directa hace que me generen ganas de hablar mas con vos, de contarte lo que siento y de que tengamos una confianza enorme. Se que esto se construye día a día, se que no surge de un momento a otro, pero no puedo evitar que cada vez que te vea se despierte en mi un sentimiento intimo de parar el tiempo y quedarme con vos ilimitadamente. Vivo pensando en vos, esto es una realidad ineludible. Hay noches en las que me desvelo simplemente pensando en vos, en algún encuentro que podríamos tener o simplemente en la forma en que mis sentimientos se movilizan cuando estoy con vos. 

Sin embargo, puede que el amor que sienta por vos me haga bien, me haga sentirme vivo otra vez, pero no tendría tanta importancia si no es mutuo. Es decir, amo sentir esto por vos, pero amaría el doble si vos también sentís algo por mi. Seria una persona sumamente feliz si en tu corazón hay lugar para un loco del amor como yo. Haría todo lo posible por ganarme ese lugar y poder disfrutar plenamente de tu compañía. Porque ¿Sabes que? desde el momento en que te vi supe que tenia que escribir sobre vos, pero mas importante aun, es que supe que quería escribir con vos y no necesariamente sobre el papel, sino en la vida misma. Quería empezar una historia con vos en el momento en que te vi. Mereces lo mejor del mundo, mereces a alguien que limpie tus alas y te ayude a volar. Alguien que te acompañe en la vida, te de apoyo y este firme en cada decisión que tomas. Hoy estoy dispuesto a ser él, pero la única que puede decidir sos vos. ¿Hay lugar en tu corazón para mi?



jueves, 9 de junio de 2016

Revolviendo el pasado

Todo parecía un día normal, la rutina estaba tal cual como la había dejado al día anterior hasta que, de manera inusual, apareciste vos. Todo se detuvo en aquel momento, las personas dejaron de caminar, dejaron de moverse, el mundo empezó a caer en un profundo sueño y los únicos que estaban moviéndose eramos nosotros dos. No te veía hace años creería. Tenias mitad de tu rostro tapado por una bufanda protectora del frió, pero tu mirada estaba intacta, casi como aquella vez que nos juntamos de tarde en ese parque que tanto nos marcó. Tenias la mirada que tanto recordaba, todavía la mantenías. Aunque te hayas cambiado el color del pelo y te hayas agregado algún que otro accesorio, eras la misma, eras la persona de la cual mi corazón decidió jugársela y que tan mal termino todo. No tengo remordimiento alguno, de eso ya estoy seguro. Todo lo que vivimos fue hermoso, con altibajos seguramente, pero al fin y al cabo me enseñaste mucho de la vida. Te debo gran parte de mi vida actual, te debo la posibilidad de poder volver a confiar en mi mismo, en mi escritura, en el amor y sobre todo recuerdo tu preciosa mirada y eso me hace feliz. 

Se que la vida nos jugo una mala pasada a ambos; no hemos terminado de la mejor manera probablemente (si es que hay una buena manera de terminar una relación) pero hicimos lo que pudimos, hicimos lo que sentimos y me dio mucha pena aquel día en que todo terminó. No era nuestro momento, al parecer. Ambos nos queríamos, ambos disfrutábamos el uno del otro. Cada uno a su manera demostraba el amor diferente y quizá eso dificulto un poco las cosas. Vos eras mas fría y yo mas pasional, a vos te costaba expresarte y yo lo hacia libremente cada día, vos dabas importancia a los detalles del afuera y yo a los de adentro. Cierto es que estaba empezando a reconstruirme cuando nos conocimos y te pido perdón por haberte hecho sufrir si es que lo hice. No era mi intención claramente, quería darte lo mejor de mi, quería que sepas que te quería con el corazón, pero quizá no haya sido suficiente o no fueron las formas adecuadas. Me duele pensarte llorando y en aquel momento en que te exprese que no quería continuar, por eso es que mantengo en mi interior tu sonrisa, los hermosos momentos que vivimos juntos y tu preciosa mirada. 

Aquel día de mañana tuve una regresión en el tiempo. Realmente no esperaba verte en aquel lugar, era algo inusual, pero quizá haya sido para bien. Recordar el pasado a veces ayuda a darte cuenta de todo lo que viviste y de lo que la vida te intenta enseñar. Se que con vos aprendí muchísimo y eso me pone feliz. También se que al verte se activaron algunas partes de mi corazón reconstruido y eso me alegro al saber que todavía sigue vivo el amor en mi. La vida es una caja de sorpresa, dicen por ahí, y uno nunca sabe lo que se le presentará un día cualquiera. Este día apareciste vos y realmente tuve un encuentro de sentimientos. Desee que tu vida haya seguido el curso que querías, que hayas podido jugártela por tus sueños y que estés feliz. Te mereces una vida acompañada de alguien que te entienda, que te respete y que camine junto a vos, ayudándote en cada paso que des. Si yo no pude hacerlo, seguramente encontraras a alguien que lo haga porque sos un ser hermoso. Hoy vuelvo a despedirte, no se si mañana te volveré a ver o si fue algo de un solo día, pero sobre todo quiero que sepas que te quiero. Te deseo lo mejor de la vida y nunca dejes de sonreir. 


miércoles, 1 de junio de 2016

Almas partidas, almas fundidas

Almas partidas encontradas en las calles
serpenteando al mal amigo del destino,
encuentran consuelo en los detalles,
de las baldosas de un pisado camino.

Dos almas que se funden solas
en las mañanas frías de invierno.
Levantan vuelo y sacuden sus alas
partiendo a un lugar casi eterno.

Nunca solas, nunca juntas;
se fueron con miles de preguntas.
Surcaron vientos del oeste
para al fin ser libres y silvestres.

Vuelan sin tocar el suelo,
hermosos seres de ensueño.
Nadie los detendrá jamas
para juntos vivir hasta el final.

Almas partidas vuelan hacia lo eterno
dos almas fundidas en un amor de cuento.
Viven felices en las nubes de un cielo
lleno de estrellas y sueños solo para ellos.






jueves, 5 de mayo de 2016

Encuentro casual

Nos vimos sin querer; nos chocamos en un mar de gente acumulada por la desesperación del reloj que ataba nuestros destinos a la rapidez de su presuntuoso frenesí. Jamás nos habíamos visto pero sabíamos que nuestros caminos necesitaban conectarse esa mañana de otoño. 

Por primera vez en el año, el tiempo fue mi enemigo y jugándome una mala pasada decidió adelantarse para que empiece la mañana a los tropezones. No estaba en mi cuadrante de vida, de rutina consagrada, llegar a ese horario pero siempre hay una razón para ello. El día parecía haber empezado de mala gana hasta que te vi, entrando por la puerta mas grande, por la puerta del destino. Mientras caminabas iluminabas a las personas. Te veía moverte entre las multitudes de almas coloreandolas con tu magia desenfrenada, aquella frescura inmaculada en tu mirada, en tu belleza. Es que no dejabas alma sin darle color, no dejabas alma sin alegrar. Eras hermosa siendo vos misma y lo mejor de todo es que pude verte, pude disfrutar de los colores que inundaron mi ser para darle un toque de energía a mi malparido día. Rompiste el hechizo del mal día con tu infinita singularidad y solo basto mirarte para darme cuenta que era necesario verte, estabas predestinada a cruzarte conmigo o, mejor aun, estábamos predestinados a cruzarnos porque sin querer (o queriendo) dejaste salir de tu precioso rostro la mueca de la felicidad, magnifica sonrisa.

Fue el mejor viaje en ascensor que jamás en la vida pude haber tenido y lo mejor de todo es que no espero volver a verte, no quiero romper con la esencia que aquel día marcaste en mi. Quiero recordarte siendo aquello que alegro mi mañana, que dio color a mi vida, que secó mis lagrimas y suturo, aunque sea solo por aquel día, mi dolorido ser. Fuiste lo mejor de la semana y necesitaba escribir sobre vos, sobre tu energía y tu magnifico don de colorear. Espero que sigas dándole color a la vida y que nunca, pero nunca dejes de ser vos misma. Simplemente gracias y hasta siempre. 


lunes, 2 de mayo de 2016

Basta de silencio

Nacimos gritando pero vivimos en silencio.

Dejamos que las palabras se pierdan sin sentido en nuestros mas profundos rincones. Dejamos pasar oportunidades y deseos, pasiones y momentos; esfumándose se alejan los sentimientos que un día, casi como la lluvia empieza a desprender sus primeras gotas sorpresivas, hacen su aparición en nuestra vida y por temor... por el maldito temor dejamos que se difuminen en la nada misma. 

Somos hombres y mujeres de deseos, de corazones abiertos, de sentimientos encontrados entre el silencio con principios de seguridad y la jugada riesgosa de mostrar lo que hay adentro nuestro. Sabemos de censura, la usamos diariamente y sin dudarlo morimos de sobredosis de silencio.

Amores perdidos, pasiones sin explotar, cementerios de ideas y suicidios sin expectativas. Basta de callar, basta de matarnos con los silencios. Hablemos con el corazón en la boca, con los sentimientos a flor de piel y con abrazos interminables. Hablemos con llantos descontrolados, con besos que quitan el alma, con roces de manos e interminables miradas. Digámonos todo sin decir nada; saquemos al temor por la puerta y abramos las ventanas a la valentía de vivir una vida a pleno sentimiento. No mas amores difusos, no mas silencios mortales, abramos nuestro corazón a la vida y aprovechemos cada oportunidad. Al fin y al cabo de errores aprende el hombre y de arriesgar se trata el juego de la vida que, como bien dice el dicho, el que no arriesga no gana. 

Aunque arriesgar signifique morir, la muerte tendrá sentido porque el corazón ha hablado y al fin se lo ha escuchado. 


martes, 19 de abril de 2016

Hasta el final

Seguramente no soy lo mejor que te puede tocar en la vida. No soy perfecto, tengo defectos, como cualquiera. Soy vago por excelencia, procrastinador maestro y rara vez me acuerdo de las fechas. Mi timidez es algo que resalta siempre que comienza una nueva aventura, pero una vez entrada en ella desaparece para dar lugar a la confianza, que sin pedir permiso, irrumpe por todos los rincones de tu habitación. Dudo que alguna vez me veas exaltado, suelo estar tranquilo y calmado; la vida ya es suficientemente movida como para moverme sin sentido. Amo estar solo, pero también acompañado de buena gente. Tengo momentos de reflexión, momentos donde mi mente empieza a preguntarse banalidades y otras no tanto; necesito que me escuchen cuando se me ocurre algo y me gusta estar descalzo. Aprendo fácil de los errores y suelo recurrir al auxilio de un abrazo, aun cuando no haya motivos para hacerlo. Lloro con facilidad, cualquier cosa emotiva puede hacerme lagrimear, pero ojo, no siempre es de tristeza. Siempre tengo los pies fríos y es algo con lo que aprendí a vivir. No fumo, no me drogo ni tampoco tomo; las multitudes me agobian y siempre recurro a mi cuaderno cuando es necesario. Crecí en mi mundo y la soledad me enseño a quererme. 

La vida me demostró que hay momentos donde tengo que ser frío y otros donde tengo que aceptar la frialdad ajena. No intento demostrar nada, solo soy yo mismo y pateo para delante. Siempre tuve miedo de la gente, miedo a que me cuestionen o que me critiquen por ser quien soy, hasta que lo hicieron y no fue tan grave. Me gusta prender un incienso una vez al día, leer un libro mientras tomo mi café diario. Escribir es mi pasión y la única forma en la que encontré para expresarme sin cadenas en las manos. Mi historia me hizo quien soy y solo se la cuento a quienes de verdad me importan. Soy un loco del amor, ese sentimiento para mi es lo mejor que existe en la vida. Amo los gatos y sufrí la perdida de uno. Mi meta cada día es sonreir aunque cueste y darle buena onda a la vida cuando no se la tiene tan clara. 

No tengo mucho para ofrecerte, solo mis manos y una promesa. Prometo dar todo de mi, aun cuando la vida y el destino nos tiren en contra. Prometo ser el primero en decir perdón si es necesario y el primero en abrazarte si lo necesitás. Prometo regalarte mis poemas, mis escritos y mi vida. Mi corazón es lo único que puedo darte, ya que mi sonrisa me la robaste la primera vez que me viste. Prometo despertar tu pasión, ayudarte a volar y si me permitís volar junto a vos. Prometo amarte con locura, sorprenderte cuando sea necesario y valorar los detalles.

Esto es lo que soy, sin caretas ni pantallas, soy lo que soy, lo que fui y lo que seré. 
Soy tuyo, simplemente tuyo, hasta el final. 



jueves, 31 de marzo de 2016

Crisis y movimiento

Circunstancias, momentos, recuerdos vividos de un ayer impregnados en una mirada. Esos ojos no hacían mas que expresar, a duras penas, que el pasado fue su momento de gloria, sus años dorados y, casi con una desgarradora nostalgia, teme colocar su dedo en su celular anunciando por una ultima vez que todo aquello ha terminado. Las dudas se hacen presentes en su mente, en su imaginario se anuncian fantasmas del ayer, sonrisas perdidas, tardes de invierno junto a él, mañanas de primavera de despertar pegados alma con alma. Por un momento sonríe al vivir esos recuerdos, pero pronto se acuerda que todo termino, que no habrá mas de aquello en lo que se sintió parte tanto tiempo; su hogar se estaba alejando para dar lugar a ser el hogar de otra persona, de otro ser vivo que se sacó la lotería de vivir junto a su alma. 

Debía ser fuerte, se repetía mientras secaba de sus ojos las lagrimas cargadas de una melancolía atroz. Presiona el botón y suspira sacando desde adentro todos los recuerdos vividos y casi como si su cuerpo esperara hasta ese momento para descansar plácidamente, desde sus cejas hasta su planta del pie, cae en un estado de relajación masiva. La carga de la relación era demasiada pesada para su ser, demasiado duro era su camino para ir con la relación a sus hombros. Quizá esta era la decisión correcta, quizá el adiós era la manera que tenia la vida de presentarle la oportunidad de poder crecer, de poder desarrollarse ella misma. No era una persona grande, tenia una vida entera por delante y creo que por un momento estos pensamientos que estaban dentro mio fueron directos hacia su mente. Guardó el celular en su mochila, se seco las lagrimas de sus hermosos ojos y por un instante asomo en su comisura izquierda una tibia sonrisa que en mili-segundos desapareció. 

Me dio tranquilidad verla en ese estado, sabia que por mas dura que haya sido aquella despedida, por mas difícil que haya sido su adiós, era para mejor. No conozco su relación, no se exactamente el motivo por el cual estaban terminando o si realmente estaban terminando, pero se exactamente que aquel mediodía de otoño una parte de su vida se cerró para dar lugar a un nuevo comienzo. Se notaba en su mirada, en su cuerpo, en la forma en la que se quedó dormida plácidamente frente a la ventana. Todo adiós tiene su dolor, pero también es un saludo a un nuevo comienzo, a una nueva forma de encarar la vida. Las crisis tienen esa característica particular, duelen pero siempre después de cada una de ellas viene un cambio, sea bueno o malo, el cambio hace que sigamos creciendo y la única manera que tenemos de crecer es a base de crisis. 

Se levanta de su asiento y camina hacia la puerta. Se baja pero deja algo dentro del colectivo. Deja su pasado y este no vuelve sino que sigue su rumbo; ella había decidido dar un paso adelante y me hizo bien saber que estaba relajada con su decisión. El colectivo siguió su rumbo y su vida también. Espero algún día poder volver a ver la pequeña mueca que se formo en su comisura izquierda pero esta vez en todo su rostro, reflejando que siempre la mejor decisión es seguir adelante.



sábado, 26 de marzo de 2016

Dos locos del amor

Ellos eran dos locos del amor. 

Él la miraba tan intensamente que en sus ojos lo único que se proyectaba era amor. Amor del puro, amor incandescente, amor brillante y hermoso. La miraba y en sus pupilas se proyectaba su vida junto a ella, sus mañanas de felicidad, de despertar con su alma gemela a su lado. Podía mirarla por horas y jamás entraría en su cabeza la idea de que ella estaba ahí, para él, para siempre. 

Ella lo miraba con deseo, con ternura y locura de la buena. Su sonrisa es la marca registrada de su persona. Al sonreír es inevitable pensar que la felicidad que contiene al estar junto a él es tan grande que no entra entre sus comisuras. Su corazón explotaba, se sentía simplemente con mirarla. Se respiraba amor del bueno, se trasmite al estar junto a ellos y es que son una pareja excepcional, casi como si fueran diseñados el uno para el otro desde el inicio de los tiempos y el encontrarse fuese el broche de oro de esa magnifica creación. 

Se habían encontrado sin siquiera buscarse. Se habían encontrado y lo tenían todo. Se hicieron con el premio mayor al verse por primera vez y amarse como lo hacen hoy en día. Nadie entenderá su amor, nadie podrá saber cuanto y como es ese amor que transita entre sus corazones. Solo ellos saben cuanto se aman, como se aman y sobre todo, cuanta locura hay en su amor. Nadie sacará de mi mente su ejemplo de amor. Ellos son lo que algún día querré ser yo y me alegra saber que todavía en este mundo hay gente que quiere amarse de manera real: con locura. 

Ellos eran dos locos del amor, dos enamorados de la vida y el destino los unió tan mágicamente que su encuentro fue infinitamente único. Sellaron su vida el uno para el otro entregándose aquello mas preciado que un hombre puede tener, su intimo corazón. Nadie podrá jamás separarlos, nadie podrá apagar su fuego, porque quien lo intente se topara con una barrera que nadie nunca ha podido enfrentar. 

Ellos eran dos locos del amor y espero que lo sean por siempre porque el mundo necesita mas de su locura. Ojalá nunca dejen de amarse como lo hacen, porque amores así no se ven en todos lados. 


martes, 16 de febrero de 2016

Sueño

Apareciste en mi sueño mas preciado, aquel que a dolores y duras penas termine de conciliar. Mis ojos se abrieron pero ya no estabas, solo me quedaba el sabor de un hermoso recuerdo. Verte al sol, sus rayos traspasaban tus ropas, tus manos balanceándose en el destino de tu pelo, incitándolo a despertar de una noche de profundo amor. Tu cuerpo era una obra maestra del creador; perfección en tus curvas y fragancia de invierno. Allí, en mi deseado momento, estabas frente a mi, de espaldas a mi cuerpo, pero te veía sonreír. Sentía tu sonrisa, sentía que eras feliz; sonreías a la vida y yo sabia que era tuyo, completamente tuyo. Habíamos estado una vida entera buscándonos, queriendo encontrarnos. A fallas y despedidas, a reencuentros y lagrimas, nos encontramos y sin pedir permiso entramos en la vida del otro. Nos hicimos uno, tu carne y la mía se unieron para la eternidad. Nuestros corazones latían sincronizados con el latido del destino. Eras lo que tanto estaba buscando, eras enteramente lo que siempre había amado. 

Te sentía real, te sentía entera, como si aquel sueño era una clara muestra de mi futuro junto a vos. No pude ver tu cara, pero sentí con el alma encendida que eras preciosa. Sentí que tu mirada era la que me había robado el corazón el primer día que te vi. Sentí que en tu sonrisa podía abarcar mi vida completa sin sentir que el miedo se apoderaba de mi otra vez. Sentía que en tus manos encontraba paz, que tus dedos rozando mi cabello eran lo mejor que me había pasado en la vida y que junto a vos mi corazón volvía a latir como antes, enloquecido de amor y frenético de felicidad. Eras lo que siempre soñé, eras lo que aquella noche soñé y que jamas olvidaré. Algún día nos volveremos a ver y te prometo que aquella vez no sera un sueño, sino una vida entera juntos. 


martes, 26 de enero de 2016

Volar

Pides a gritos un deseo incomprendido de volar.
Necesitas de aire para vivir, para respirar, para sentir
que no hay mejor manera de vivir que la allá arriba
surcando los vientos con la libertad de tu proeza.

Sencilla soñadora de sonrisa precavida, 
tímida alma de niña crecida,
ansias el poder de ser dueña de tu vida
pero fallas en la practica de vivir sin cadenas.

Dame tu mano, te invito a volar
deja ya tus cadenas en el olvido,
tus recuerdos en el pasado, 
y fantasea una vez mas con nuestro amor. 

No dejes que nadie te quite de tu vida,
lo que durante tanto tiempo has estado cultivando.
No dejes que nadie te robe de tu rostro,
aquella marca que habla de tu felicidad.

Es que eres bella por lo que eres, 
sabes a ciencia cierta que mentir no es mi fuerte.
Cuando digo que eres preciosa es porque lo siento
y no porque intente atraer tu corazón en vano.

¿Que dices, preciosa dulzura?
Te invito un día mas a sortear los aires,
a desafiar las leyes de la vida
y a vivir en compañía de tu amante servidor.

No prometo rosas sin espina, 
pero tampoco prometo 
días sin un "te quiero",
ni mañanas sin un "buen día".




viernes, 22 de enero de 2016

Real

Te veo en el lugar donde mas deseaba que estés
frente a mi, situada a unos latidos de mi corazón.
Tu sonrisa me dice que todo estará bien,
tu mirada me abraza el alma tan fuerte 
que jamas podré saber lo que es vivir sin ti. 

Juegas con tu pelo, acariciado por el viento
que nos deja su estela preciada de frescura.
Tomas mi mano, la agarras con fuerza
me siento seguro, me siento como en casa,
ya nada podrá tener sentido si no es de tu color. 

Te veo frente a mi, mis sentidos se agudizan.
Escucho tu preciosa voz, cantar de ángeles,
que dicen las palabras mas hermosas del mundo.
A veces pienso que sueño o que imagino que estas
pero rozas mis labios y todo vuelve a ser real.