jueves, 8 de septiembre de 2016

Un camino juntos

Un corazón que encuentra un abrazo mas grande que el que cualquiera pudiera darle. Un descanso en un suelo tibio, cómodo y relajante. Miles de sensaciones distintas, miles de momentos distintos pero un solo objetivo por delante. La vida nos cruzó y nos unió en algo tan irrompible como el material mas fuerte de la naturaleza. Un vinculo de amor, respeto y sinceridad que el mundo jamás ha visto. Soy digno de poder contar con esto, de poder disfrutar de ser parte de este magnifico encuentro de almas. Somos personas distintas, seres diversos que se quieren aun cuando se han fallado el uno al otro, se han distanciado y olvidado tontamente en el transito de la vida. Ninguno de los dos seriamos lo que somos actualmente si nuestros caminos no se hubieran juntado; el cable a tierra es real y tiene nombre, es ella y a veces soy yo. 

Crecimos juntos, nos caímos muchas veces y nos ayudamos a levantar para seguir caminando. Una compañera de viaje como ella no abunda en la vida y admiro que desee todavía estar cerca de mí y me permita ver su mundo desde dentro. Nos entendemos a base de miradas, sentimientos, pasados y angustias de futuro. Disfrutamos de un presente a puras complicidades y logramos entendernos perfectamente. Ella es un tesoro que encontré un día pero que jamas desearía perder. Guardarla bien cerca de mi corazón fue y es un deseo que empecé a sentir a medida que la fui conociendo. Su impaciencia, su sencillez, su sensibilidad y su manera tan peculiar de moverse en la vida la caracterizan sin ninguna duda. Pero también su humildad, su manera tan maravillosa de brindar cariño y de hacerlo sentir a uno amado y respetado. Su garra y su lucha, una persona que ha tenido que enfrentar diversas situaciones de vida que poco tenían de fáciles y ha salido adelante, rompiendo barreras y miedos para ser la luchadora y victoriosa que es ahora mismo. Un gran ejemplo de que en la vida hay que pelear por lo que uno quiere y no rendirse ante las situaciones penosas que nos toquen para vivir.

Todavía tengo mucho que aprender de su esencia; espero poder disfrutar de su compañía muchos años mas. Espero también poder brindarle mi cariño y crear en ella un sentimiento similar al amor que le guardo dentro de mi corazón. No podría pedir más, solo que siga sonriendo por la eternidad, porque esa sonrisa, picara y espontanea, es lo que día a día me motiva a seguir adelante, a perseguir mis sueños y sentirme, como siempre me he sentido con ella, en donde debería estar. 


Desencuentro

Idealizada, como en repetidas ocasiones, tu presencia me asombraba de gran manera. Tu mirada, incitadora de deseo, sedienta de un amor completo fue mi condenada circunstancia. Sabia que la historia era propia de repetirse, de seguir su rumbo como antes lo había hecho, pero jamas pensaba que era con vos. Nos encontramos en un camino sin querer y nos alejamos por la misma causa. Nos alejamos sin saber la causa; la barrera imaginaria que nos dejo a ambos de distintos lados nos apareció sin pedir permiso e irrumpió nuestra adorable construcción. Quizá fue un lazo del destino, una jugada de la vida para que aprendamos que nuestro camino era mejor por lados contrarios, pero también quizá fue un malentendido y en algún momento nos encontraremos intentando caminar juntos otra vez. 

Hoy me encuentro pensando en vos en retrospectiva, casi como un bonito recuerdo de algo que se activo dentro mio y que terminaría derrumbándose a la primera de cambio. Algo que surgió de la manera mas espontanea posible se revierte para dar lugar a la impotente desesperacion de un final abierto. La vida no es mas que transitar etapas y siento que nuestra etapa ha dado grandes frutos hasta ahora, pero podría haber dado mas... y quizá todavía queden motivos para volver a intentarlo. Me he dado cuenta que tus actitudes eran distintas pero, paradójicamente, idénticas a como te había pensado. Esa es la gracia de idealizar personas, tus ojos caen en un vendaje temporal que te impide ver la realidad tal y como es para darle lugar a la asombrosa e imaginaria construcción mental que encaja perfectamente con tu demanda de amor. Disfruto estar con vos, disfruto verte reír, disfruto estar cerca tuyo, sentir tu esencia rondando la zona donde me muevo y lo seguiré haciendo. Nada de esto aplaco un sentimiento que a flor de piel se rescata para vos. Es que me gustas en gran medida y eso es una verdad, pero también se que nuestros pensamientos van en contradicción y es algo que no puedo cargar sobre mi espalda ahora mismo ni tampoco deberías hacerlo vos. Sos un ser libre y yo no soy quien para cortar tus alas en tus tan preciados pocos años de vida. Quizá lo tuyo es disfrutar el presente y no pensar en un futuro, pero lo mio es totalmente lo opuesto. No es nada malo, simplemente es así la vida; no todo es encajable dentro del rompecabezas y aunque la pieza este perdida algún día se encontrara con su hueco de encaje.

Quiero verte reír una vez mas, sonreirle a la vida o simplemente verte siendo vos, libre y preciosa, para recordarte una y otra vez como aquella persona que incitó mi lado mas natural, mi pasión mas desordenada y logro revivir varios lugares de mi corazón. Si la vida nos sorprende y nos encuentra caminando por el mismo lugar, bienvenida sea nuestra unión, pero si así no fuere espero que llenes el corazón de otra persona y que disfrutes lo hermoso que es sentirse amado.