miércoles, 8 de febrero de 2017

Juntos por siempre

Quisiste que todo sea perfecto, habíamos planeado esto desde el primer momento en que nos vimos. Me miraste, casi con la dulzura de aquel primer día en el que comenzaba nuestra historia. Me dijiste al oído las palabras mas dulces, mas esperanzadoras, mas seductoras que un hombre puede escuchar

Todo va a estar bien ꟷ Con un espíritu de seguridad increíblemente admirable, me tomaste la mano y sin despegar tu mirada de mi alma, me besaste como nunca antes lo habías hecho.

Quien diría que ese día ya estábamos cerrando un vinculo, un pacto de amor increíblemente grande. Estábamos declarándonos eternos, haciendo el acuerdo sagrado para que quede constancia del amor que nos tenemos a la vista del mismísimo Dios. Aquel fue el día mas hermoso de nuestra historia, pero no termino allí. Fuimos atravesando dudas, inseguridades, desafíos que la vida nos estaba presentando para hacernos mas fuertes. Todo era para que nuestro amor se fortaleciera, para que reafirmemos la hermosa decisión de compartir una vida juntos.

Hemos adquirido miles, que digo miles, millones de logros juntos. Nuestra primera casa, nuestro primer auto, nuestras obras, mis pinturas y tus libros, nuestros hijos, posteriormente nuestro nieto. Que hermosas sonrisas que presentaban aquel día, ¿Te acordás? Cuando les dimos el cachorro para el cumpleaños. Esas sonrisas tan inocentes, llegados a este punto, uno las valora diferente. La inocencia de un niño, su delicadeza a la vez que su rudeza para desempeñarse en el mundo hacen una combinación que posteriormente la vida nos la va quitando y nos volvemos tímidos, miedosos. Nos encontramos con el miedo a la vida, a la muerte, al futuro y al pasado, que aunque ya pasó sigue atormentándonos, a la incertidumbre y hasta del amor. Si, por mas absurdo que parezca, le tememos al mejor sentimiento, aquel que desde niño se va fomentando tan sutilmente. Nos vamos quebrando, los años nos sacan el brillo de la espontaneidad y nos hacen presos de nosotros mismos, mi amor.

Ya estamos en la cuerda floja, en el ultimo suspiro. Quería que supieras que lamento no haber podido darte todo lo que vos me das, aquellos regalos vespertinos, aquellos pequeños detalles que fríamente fui aceptando, tu incondicional amor, tu paciencia extrema por mis delirios de pintor grandioso que lo único que hacían eran hacerme olvidar que la mejor obra la tenia frente a mis ojos todo este tiempo. Quiero que sepas que, desde aquel día en que nuestras vidas se unieron, mi amor por vos fue creciendo cada día mas y hoy no es la excepción. Me gustaría que sepas que jamas te voy a olvidar y aunque este hospital no sea el lugar mas romántico para decírtelo, te voy a amar por siempre. Nos volveremos a ver cuando despiertes y, si no es así, esperame que en un ratito estaré llegando y estaremos cumpliendo nuestra hermosa promesa. Juntos por siempre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario